Plazuela de las Lavanderas, Espacio Libre, Pocitos

PLAZUELA DE LAS LAVANDERAS

El nombre recuerda a las primeras mujeres que en los albores de la patria se acercaron a la zona en procura del agua clara del desaparecido arroyito que corría hacia el mar, según el actual trayecto de las calles Manuel V. Pagola y Lorenzo Justiniano Pérez.

El arroyo, al principio sin nombre, fue conocido como “el de Silva”, por uno de los saladeros del lugar; después fue conocido como “de los Pocitos”, porque en sus cachimbas o pocitos, que las mismas morenas excavaban, podían lavar las ropas de sus amos que residían en la ciudad amurallada. A este hábito se vieron obligadas al haberse ido cegando poco a poco los lavaderos en la Estanzuela, en la zona del actual Parque Rodó.

En el nuevo paraje, pasaban las horas hasta que la ropa se secaba y volvían a hacer el largo camino de regreso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *